Annuaire association

Supprimer toutes les publicités avec l'asso-pack + ?
Commander !

Cotizasso, gérer les cotisations de vos adhérents

Sur les traces de Chassériau en République Dominicaine

 

Voyage sur les traces de Théodore Chassériau

en République Dominicaine - 2016

 

 

Santo Domingo, capitale de la République dominicaine

 

On a retrouvé la maison qu'occupait Benoit Chassériau dans la ville de Santo Domingo en 1807.

Elle est situé au n°23 de la place d'Espagne (anciennement place d'armes).

 

 

Elle se trouve en face de l'Alcazar du Vice roi d'Amérique, Diégo Colon (fils du grand amiral)

 

 

 

 

Le Limón (presqu'île enchanteresse de Samaná)

 

 

Nous avons maintenant avec certitude identifié le lieu au Limón (du nom du village et la rivière qui le traverse), sur la presqu'île enchanteresse de Samaná où naquît le peintre Chassériau.

 

Théodore Chassériau vécut les deux premières années de sa vie à "Petitoa", nom d'une plantation de café appartenant à son père.

 

Façade et plan de la maison appelée Petitoa dans laquelle vécut Théodore Chassériau en 1819-1820

 

Sur les ruines de la maison Petitoa et de la meule en pierre utilisée pour broyer les fèves de café

De gauche à droite : Darrell, interprète de l'ambassade de France, jean-Baptiste Nouvion, Keyvan Sayar, conseiller culturel de l'ambassade de France et l'architecte Eddy Guzman

 

Vue plongeante depuis les hauts du Limón de Samaná

 

 

Voyage sur les traces de Théodore Chassériau

en République Dominicaine - 2011

 

El Limón sur la presqu'île de Samaná est le village où naquit Théodore Chassériau.

 

Jean-Baptiste Nouvion pour les Amis de Chassériau et Nathalie Chassériau ont pu grâce à l'aide de Marianne de Tolentino, directrice de la Galerie nationale des Beaux-arts de Santo Domingo, de l'ambassadeur Bernardo Vega et enfin de l'architecte Eddy Guzman suivre les traces du peintre dans son village natal au Limón de Samàna. Ils furent chaleureusement accueillis par Raulin Ramón, maire du Limón.

 

La découverte du Limon de Samàna fut précédée de la visite de l'école Théodore Chassériau à Las Terrenas en présence du consul honoraire de France, Gérard Prystasz.

 

 

==> Article de Marianne de Tolentino (directrice de la Galerie nationale des Beaux-arts de Santo Domingo) en espagnol paru le 5 novembre 2011 dans Hoy, quotidien de la République Dominicaine

 

****************************************

 

Descendientes de Théodore Chassériau visitaron El Limón, en Samaná

 

http://hoy.com.do/descendientes-de-theodore-chasseriau-visitaron-el-limon-en-samana/

 

Por Marianne de Tolentino

05 noviembre, 2011 12:20 am

 

Después del extraordinario éxito de la exposición “Chassériau, obras sobre papel”, magníficamente museografiada en el Centro León en Santiago, los 30 dibujos y 30 grabados de este artista se trasladaron a Santo Domingo, al Museo de Arte Moderno, con una respuesta excelente. Y no son pocos los que conocieron y reconocieron la muestra en ambas ciudades, pensando que difícilmente volverían a ver aquí obras originales del famoso artista francés, nacido en 1819, en El Limón, muy cerca de Samaná, cuya madre también nació y se casó en El Limón, guardando siempre la nostalgia del trópico. Por el “jus soli”, Théodore Chassériau pertenece a la tierra dominicana, Saint-Domingue entonces.

 

Definitivamente dejaron de ser el mito Chassériau y una página para la historia, para volverse  una realidad artística que hemos descubierto y disfrutado. Afortunadamente, el proyecto de una segunda exposición, más compleja, más documentada, se está estudiando y se ha iniciado con la visita de dos profesionales franceses, descendientes de Théodore Chassériau, a República Dominicana. 

 

Una visita bienvenida. Aunque el pintor, fallecido a los 37 años en el 1856, no se casó ni tuvo hijos,  él tuvo varios hermanos y hermanas, y la familia Chassériau tiene una amplia genealogía con múltiples ramas colaterales. Acaban de viajar a  República  Dominicana dos de sus descendientes, particularmente involucrados en la obra de Théodore Chassériau y la conservación de su memoria. Fueron invitados por la Embajada de Francia, en misión de reconocimiento, Nathalie Chassériau y Jean-Baptiste Nouvion.  La primera, con un parentesco de sobrina tercera, escritora y realizadora de cine, ha ido realizando una extensa investigación sobre el artista y su parentela, con metas de una serie documental. El segundo, primo de varias generaciones, economista, es el presidente de la sociedad de los “Amis de Chassériau”, agrupación abierta que tiene por fines la investigación, preservación y vigencia de murales, pinturas y dibujos de aquel creador romántico, situado entre Ingres y Delacroix.

Ambas personalidades ya están trabajando en el proyecto de la segunda exposición. Desde sus premisas, se ha emprendido, pues, una labor de equipo, comenzando por una amistosa acogida a los familiares del pintor. Llenando un programa intenso por cinco días, luego de una entrevista con el embajador Blandine Kreiss, un recorrido por el Santo Domingo secular, una visita al Centro León y otras citas culturales, ellos hicieron un verdadero peregrinaje al terruño natal de su ancestro, El Limón.

 

Fue el momento más fuerte y significativo de su estancia. A Nathalie Chassériau y Jean-Baptiste Nouvion les faltaron palabras –¡aun en francés!–  para calificar la amabilidad y la hospitalidad dominicana. Con emoción, ellos expresaron una profunda gratitud por la generosidad de sus anfitriones y las atenciones que les fueron brindadas. El economista, historiador e investigador Bernardo Vega –estudioso de Théodore Chassériau y su entorno epocal– y el arquitecto Eddy Guzmán, gestor del Cluster Turístico de El Limón, les recibieron en sus residencias y les guiaron por aquellos parajes, donde la memoria de Chassériau renacía y vibraba desde el pasado hacia los proyectos futuros.

 

El itinerario, especialmente preparado, se inició por una visita a la Escuela Théodore Chassériau en Las Terrenas, antena del liceo francés de Santo Domingo; continuó por una ceremonia de bienvenida y un diploma que entregó el Síndico del Distrito Municipal El Limón, siguió por la revelación de una naturaleza excepcionalmente frondosa,  y culminó por el recogimiento ante lo que debió ser el lugar de nacimiento de Théodore Chassériau y la finca de sus padres, con los vestigios –ya arqueológicos–  de ese hábitat. Por cierto, el plan de desarrollo a la vez turístico y ecológico, cultural y patrimonial, de El Limón de Samaná, llevado a cabo por el arquitecto Guzmán y sus colaboradores, va a integrar a toda la comunidad y piensa  establecer un centro museográfico Théodore Chassériau.

 

Los descendientes de Chassériau dijeron que ahora comparten plenamente la calificación de esa vegetación y topografía como mágica… que les ha maravillado ver al fin donde nació su pariente, y que ellos se sienten motivados para participar en los diferentes y plurales proyectos dominicanos en marcha, además de la gran exposición venidera en Bellas Artes.

 

El historiador Emilio Rodríguez Demorizi escribió:

“Quizás algún día figuren por obra de algún samanés altruista, en la Sala del Ayuntamiento de Samaná o en su Biblioteca Pública, reproducciones de la obra del máximo artista del pincel nacido en la isla, en la modesta villa”.

(…) “Nadie olvida, pues, al estudiar a Chassériau, su raíz criolla, la sangre dominicana de la madre samanesa”

 

A l'ambassade de France à Santo Domingo (République dominicaine)

de gauche à droite : Jean-Baptiste Nouvion, Blandine Kreiss (ambassadeur de France en RD), Nathalie Chassériau et Marianne de Tolentino (directrice de la galerie nationales des Beaux-arts de Santo Domingo)

 

Au Limón de Samaná

de gauche à droite : Bernardo Vega (ancien gouverneur de la Banque centrale de RD), Nathalie Chassériau, Raulin Ramón (maire du Limón de Samaná), Jean-Baptiste Nouvion et l'architecte Eddy Guzman

 

Au Limón de Samaná, sur l'emplacement de l'une des trois plantations essentiellement de café de Benoit Chassériau, père de l'artiste et d'Antoine Couret de la Blaquière, grand-père maternel : celle de Benoît portait le nom de Mont rouge et celles de Couret s'appelaient la Persévérance et Petitoa.

 

Rivière du Limón

 

Vue de la baie de Samaná